Dar de mamar en público es un buen acto para la humanidad.


La lactancia es algo instintivo para los bebés, ellos nacen con reflejos de búsqueda y de succión en su gran mayoría, (los bebés prematuros puede que no lo tengan del todo desarrollado) que los ayuda a buscar, encontrar y succionar del pecho.

Para las mujeres es algo más aprendido, también hay instintos que se despiertan y muchas de las hormonas que se generan en el parto y en el postparto pueden ayudar a que todo esté proceso fluya de la mejor manera pero más que instintivo para las mujeres la lactancia es un proceso que se aprende.

Hace muchos años cuando vivíamos en familias más numerosas era mucho más fácil y accesible poder tener contacto y ver otras madres amamantar niños recién nacidos, en muchas ocasiones había más de una familiar dando pecho y hasta daban de mamar a otros niños como sobrinos si su mamá no estaba, entonces era muy fácil tener ese contacto y aprender e instaurar esto y cuando las niñas crecían y se convertían en madres ya sabían que esperar y sabían que hacer y eso junto con los instintos del niño y el apoyo familiar favorecían la lactancia materna.

Con la reducción del número de familiares por hogar, la introducción de la mujer al mercado laboral y con la creación de la fórmula la lactancia empezó a decrecer, causando que ya no sea tan común ver mujeres amamantar, ahora es muy común que el primer bebé que tenemos en nuestros brazos sea nuestro propio bebé.

La mayoría de casos el primer contacto que tenemos con la lactancia es nuestra propia experiencia y esto junto a todas las intervenciones que pueden haber en el parto y postparto hacen que la lactancia sea todo un reto para las nuevas madres y familias.

Muchas mujeres y familias ante estos retos y la falta de apoyo los lleva muchas veces a dejar la lactancia que es el mejor alimento que un bebé puede recibir a inicios de su vida ya que es una leche adecuada para ese niño y sus necesidades específicas.

Poco a poco se ha logrado volver a generar conciencia en este tema y cada vez vemos a más mujeres buscando información y apoyo para este proceso.

Ahora también en la mayoría de las maternidades hay clínica de lactancia con acceso gratuito y cada vez hay más asesoras de lactancia dando servicio a domicilio, es muy común también que las mujeres buscan el apoyo de una Doula que generalmente también tienen conocimientos para apoyar estos procesos.

En esta sociedad el pecho se ve más con una connotación sexual que con lo que su función primordial es, el órgano de producción de la leche materna, dar de mamar no debería de hacer sentir mal a nadie, ni a la madre, ni a los familiares, ni a los que pasan cerca cuando una madre esta alimentando a su hija o hijo.

Dar de mamar en público no debe ser visto como algo obsceno ni desagradable, ni algo que deba ser escondido o que deba de dar vergüenza, esas actitudes y comentarios de mal gusto pueden desanimar a las madres y motivarlas a cambiar el tipo de alimentación para no sentirse observadas o juzgadas, perdiendo así muchos beneficios tanto ellas como los bebés.

De ahí la importancia de motivar a las madres que amamantan, que lo hagan donde su bebé tenga hambre y ojalá si se sienten cómodas sin taparse porque ese acto de dar de mamar frente a niños es traspasar ese conocimiento de que la lactancia es normal, es beneficiosa y es posible, con esto no solo salen beneficiados los bebés, sino también las futuras madres y la sociedad en general.

30 vistas

San Joaquin de Flores, Heredia, Costa Rica

Tel: 8704-2102, subienestarcr@gmail.com

©2018 SU Bienestar